Bronquiolitis y Haloterapia

La HALOTERAPIA  como terapia clínicamente probada para la bronquiolitis ejerce una acción beneficiosa facilitando la respiración con una eficacia de un 83%, y de modo preventivo, impidiendo o dificultando la entrada de virus y bacterias.
Recomendaciones:

Es aconsejable un tratamiento de 10 a 15 sesiones de 40 minutos, a ser posible en días continuos para conseguir la máxima eficacia de la terapia. Los niños deben estar acompañados por un adulto. 

Se puede realizar un ciclo de haloterapia como acción preventiva para niños que han pasado la enfermedad, ya que ayuda a fortalecer el sistema inmunológico. 

Pueden estar jugando, pintando o viendo la televisión mientras dura la sesión. 

Todas nuestras recomendaciones están basadas en las indicaciones de los equipos médicos que se dedican a la investigación y avance de la Haloterapia, entre los que se encuentra Alina Chervinskaya, neumóloga que colabora directamente con nuestro fabricante de Halogeneradores (Halomed).

Para más información www.chervinskaya.com.

Beneficios de la Haloterapia para la Bronquiolitis.

La HALOTERAPIA, consiste en respirar un ambiente saturado por micro partículas de SAL 100% de origen mineral, y ha sido reconocida clínicamente como terapia natural muy eficaz y libre de medicamentos para las bronquiolitis.

Con la Haloterapia, en nuestras Cuevas de Sal, se consigue una liberación de la tos, una disminución de la frecuencia de los ataques de respiración, así como una mejor expectoración. La acción anti-inflamatoria de la sal produce una desinflamación de las vías respiratorias, haciendo desaparecer la dificultad para respirar y mejorando la respiración al tercer día, desapareciendo los síntomas en la mayoría de los casos al cabo de una semana de tratamiento en nuestra Cueva de Sal, exclusiva para niños.

La Haloterapia está reconocida como terapia clínica en Estados Unidos, Canadá, Italia e Inglaterra, mientras que en Rusia forma parte del sistema de salud como terapia oficial.

¿Qué es la Bronquiolitis?

Es una hinchazón y acumulación de moco en las vías aéreas más pequeñas de los pulmones (bronquiolos). Por lo general, se debe a una infección viral. Afecta a los niños menores de dos años, con una edad pico de tres a seis meses. Es una enfermedad común y algunas veces grave. La causa más frecuente es el virus sincicial respiratorio (VSR). Más de la mitad de los bebés están expuestos a este virus en su primer año de vida.

Otros virus que pueden causar la bronquiolitis pueden ser: Adenovirus, Influenza o Parainfluenza. La bronquiolitis se da con mayor frecuencia en los meses de otoño e invierno que en otros momentos del año. Es una razón muy común de hospitalización de niños menores de un año.

Factores de riesgo de la bronquiolitis son:

Síntomas

Comienza como una infección leve de las vías respiratorias altas. Al cabo de dos o tres días, el niño presenta más problemas respiratorios, como sibilancias y tos.

Los síntomas abarcan:

Pruebas

Su pediatra llevará a cabo un examen físico y auscultará los pulmones. Esto puede revelar sibilancias y sonidos crepitantes que se oyen a través de un estetoscopio, o puede hacer:

Tratamiento

El principal objetivo del tratamiento es aliviar los síntomas, como dificultad para respirar y sibilancias.

Los antibióticos no funcionan contra las infecciones virales. Los niños que tienen problemas para respirar pueden quedarse en el hospital. El tratamiento allí puede necesitar oxigenoterapia y líquidos a través de una vena.

Pueden utilizarse medidas para aliviar los síntomas en casa o utilizar la Haloterapia, tratamiento por inhalación de sales, reconocida clínicamente como terapia natural eficaz y libre de medicamentos para las enfermedades respiratorias.
Con la Haloterapia, se consigue una liberación de la tos, una disminución de la frecuencia de los ataques de respiración, así como una mejor expectoración.

La acción anti-inflamatoria de la sal produce una desinflamación de las vías respiratorias haciendo desaparecer la dificultad para respirar. La respiración a menudo mejora al tercer día y los síntomas en su mayoría desaparecen al cabo de una semana.

Prevención

La mayoría de los casos de bronquiolitis no se pueden prevenir porque los virus causantes de esta enfermedad son comunes en el medio ambiente. Lavarse las manos, sobre todo cuando vas a estar en contacto con los bebés, puede ayudar a prevenir la diseminación de los virus, así como la acción antibacteriana de la sal a través de la Haloterapia.